fbpx
25 Ago

Mi circunstancia al desnudo

Crónicas y artículos

PRESENTACIÓN

En el aniversario 80 de la creación del INAH (1939–2019) se escribió laudatoriamente la contribución de esta institución a la conservación del patrimonio. También fue ocasión para hacer una crítica de la variable política cultural que ha tenido el país, especialmente de los últimos periodos neoliberales cuando disminuyó la autonomía de las instituciones culturales a nivel federal para dar paso a imposiciones administrativas que favorecieran las metas de desarrollo siempre en busca de más inversión dada la sequía de la principal fuente de ingreso que era la industria petrolera. Las remesas fueron la principal entrada de divisas y se planeó que el turismo siguiera siendo la segunda. Así, las tareas sustantivas del INAH, la conservación, la investigación y la difusión del patrimonio quedaron supeditadas a los proyectos de infraestructura y de turismo.

Los aniversarios más llamativos como fue también el 75avo fueron también motivo de reflexión de la función de los centros regionales del Instituto, en el caso del de Oaxaca coincidió aproximadamente con los 40 años de su inicio (1973–2013). En estas páginas se puede leer esta manera de celebrar criticando… pero, de todos modos, no dejó de ser un análisis a nivel institucional, académico, impersonal; pero poco o nada se sabe a nivel individual qué sentido tiene la institución donde se trabaja. Menos aún se suele saber de la vida propia del que escribe, de su historia de vida. Ortega y Gasset hacía énfasis en la circunstancia en la que se llega a ser uno mismo, “las cosas mudas que están en nuestro derredor… hemos de buscar a nuestra circunstancia, tal y como ella es, precisamente en lo que tiene de limitación, de peculiaridad.”

El científico social quiere conocer y hasta donde le es posible cambiar la realidad, al menos contribuir a mejorar en algo la vida de los demás, pero se pregunta el filósofo español: “Aquí tenemos, en cambio, un hombre que quiere reformar la realidad. Pero ¿no es él una porción de esa realidad? ¿No vive de ella, no es una consecuencia de ella?” Cómo entonces poder ser objetivo sin ser dominado por la subjetividad. Cómo poder tener ese balance para poder comunicarse con los demás.

El hombre rinde el máximum de su capacidad cuando adquiere la plena conciencia de sus circunstancias. Por ellas comunica con el universo ¡La circunstancia! ¡Circum-stantia! ¡Las cosas mudas que están en nuestro próximo derredor!

Yo y mi circunstancia que es como comúnmente se cita a Ortega y Gasset, queda limitada la frase sin las exigencias de la cita original:

Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo…1

Quiero entender que el significado es: si no doy vida a mi realidad y la acepto, no soy yo plenamente, y al no ser íntegro expongo a los demás a mis exigencias, a pensar como yo, a ocultar mis fantasmas, a creer mis invenciones. Uno no deja de preguntarse al leer una novela, un texto de ciencias sociales, al oír la entrevista a algún poeta o pintor, ¿qué tendrá dentro aquel que es un iconoclasta a pesar de ser antropólogo, aquellos que a todos tienen que presumirles de entrada todo lo que han escrito y recorrido, los de más allá que opinan de todos los temas y problemas de la sociedad, los que no dejan de mencionar cuanta gente importante conocen?

Es inevitable ver cuánto se parecen esas personalidades al Santo, el mítico luchador, ése para ser famoso tuvo que sufrir de por vida andar enmascarado, pues primero fue luchador sin máscara, así es de algunos, por ejemplo, está el caso de un famoso pintoresco pintor que vestido estrafalariamente y del cual se decía que tenía muchas amistades, él respondía que no tenía tales, sino clientes, que lo que amaba era el dinero, que confesaba, sin embargo, que era más importante para él conservar su personalidad (¿máscara?) que su misma obra que vendía a precios millonarios. Tenía a sus pies cuanta mujer se le rendía, pero ocultaba que era mal amante, tenía pene minúsculo. Un comentarista de ese personaje dice que parte de su estrategia publicitaria consistía en rodearse de personas famosas o “de la explotación de la imagen que la gente común tiene de ese genio excéntrico y loco”2

En pocas palabras, de lo que se trata en la introducción de este texto es situar la circunstancia del que escribe, ésta es la tarea para la que fue contratado y en la que se ha desempeñado durante 45 años. Así, en una primera parte se describe cuáles eran las actividades institucionales del Instituto de Antropología e Historia en Oaxaca en el periodo de 1973 a 1980. En la segunda parte se da información de la vida personal del autor con el fin de que el lector que lea los apartados de esta antología halle quizá elementos explicativos del por qué el autor tenía preferencia por ciertos temas, por qué polemiza con ciertos personajes, etc.

El resto del texto son los artículos y ensayos que en su mayoría fueron difundidos en medios locales, especialmente en NOTICIAS, CAMBIO, CONTRA PUNTO o en las redes por medio de un blog. Habría otro apartado, ese es el del lector que deberá juzgar si los datos personales de la vida del autor reflejan en sus escritos la transparencia que se propuso al hablar de su circunstancia como funcionario y como persona.

A pesar de la portada del libro, la decisión de desnudarse por escrito fue un proceso difícil, sólo los que se animen a llevarlo a cabo entenderán qué penosa experiencia es esa.

1José Ortega y Gasset, Meditaciones del Quijote, passim, https://mercaba.org/SANLUIS/Filosofia/autores/Contemporánea/Ortega%20y%20Gasset/Meditaciones%20del%20Quijote.pdf

2Josep Massot. “Te quiero como se quiere el dinero” (sobre Salvador Dalí), El País, Culturas, domingo 6 de octubre de 2019, p.26.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *